"Chapaguay, una historia de conciliación y creación"

Me llamo Irene, y soy enfermera. Hace unos años, pensaba que por ser mujer iba a tener la capacidad de afrontar mi profesión y mi vida familiar sin problema alguno pero las horas del día no dan para todo. No hablo sólo de tiempo, también de energía y actitud.

Conciliar es difícil, muy difícil y ser madre es maravilloso pero también desarrollarme como persona y profesional. Con Toño, mi primer hijo fui capaz de soportar el ritmo trepidante de todo pero, cuando llegó Pepe, decidí que mis prioridades eran otras, y también mis pensamientos.

Y es que, es posible crear un trabajo en el que puedes organizarte el mundo y las horas al ritmo del reloj real. Decidir a qué hora empiezo y qué horas necesito parar y hacerlo además con un proyecto lleno de pasión e ilusión.

En este contexto surgió Chapaguay porque yo también soy madre y sé que cada uno de los productos que voy creando los querría para mí y mis hijos pero no sólo por capricho. Y es que, sí, mis diseños son coquetos pero sobre todo útiles, regalos que no van a quedar en un cajón olvidado de alguna cómoda. Se trata de productos que ocuparán un lugar importante en la vida de los niños o en un momento importante de alguien.

Además, y ya que nos estamos sincerando, otra de mis máximas es encontrar la forma de ofrecer precios justos y que te lo puedas permitir todo, todo y todo. Tengo dos niños y sé que económicamente todo se multiplica y no por ello nos vamos a privar de hacer nuestras vidas un poco más bonitas.

Quédate en Chapaguay, mi mundo, tu casa. Empápate de ideas y recuerda que nuestros regalos son tan únicos como tú.